Serigrafía

Después de tres meses de echarle cabeza, trabajo, dinero, ilusión, sobre todo ilusión, mi taller de serigrafía hoy funciona todo belleza.

Vino a mi cabeza un recuerdo de cuando era niño, tendría unos 9 años y con mi hermano Santiago sentimos curiosidad por la serigrafía. Un buen amigo nuestro, Willy Mera, nos dio todas las pautas, consejos y demás para hacer nuestra primera estampa. ¡Y así fue! Estampamos el rostro de Bob Marley en nuestras camisetas y en las de los amigos del barrio, todos estaban sonrientes con sus camisetas estampadas, a excepción de mi hermano y yo, debido a que mi mamá descubrió que usamos la seda de su vestido de novia para realizar aquella primera estampa… Pero esa es otra historia.

Amigas, amigos, están invitados a venir a trabajar.

134.jpg